Archivo

Posts Tagged ‘hábitos’

5 hábitos que destrozarán tu proyecto o empresa de forma inconsciente

ferrari-quemado3Ha llovido mucho desde el taylorismo y su organización científica del trabajo (más de cien años), sin embargo en muchas empresas todavía se arrastra esta “cultura”.

El taylorismo es un sistema de trabajo orientado a mejorar la productividad a través del análisis pormenorizado de todos los aspectos relacionados con el trabajo operativo.

Y eso está bien, pero no podemos olvidar el contexto en el que se produjo: la segunda revolución industrial a finales del siglo XIX.

Es por ello que, tomando como referencia la “perfección” de las máquinas, surgió el interés por organizar el trabajo de forma que los elementos técnicos y humanos se integrasen perfectamente.

Se trataba de generalizar la forma de trabajar de las máquinas a la conducta de las personas.

La contribución de Frederick Taylor fue complementada con la de Henri Fayol, más centrado en la administración y funciones de la empresa (técnica, comercial, financiera, seguridad, directiva…).

En cualquier caso no podemos olvidar que se trata de una organización del trabajo muy pensada para el sector industrial.

El modelo taylorista ha sido (y es) imitado en cualquier tipo de organización no industrial, incluyendo los servicios (cualificados o no), con la “feliz idea” de pensar que estamos contratando solo brazos y manos que funcionarán de forma automática e independiente del aspecto psicosocial.

Si además tenemos en cuenta que esta forma de trabajar estaba pensada en una época de mayor estabilidad laboral (con planificaciones a 5 ó 10 años vista) sin globalización ni necesidad imperiosa de flexibilidad, reinvención, formación, innovación o diferenciación continua como ahora…

Podemos entender así que actuar de la misma manera en un contexto laboral diferente, con una (multi) culturalidad diferente y unas necesidades físicas y psicosociales diferentes, es de poco sentido común y mucha inconsciencia por nuestra parte.

Es como tratar de conducir un vehículo de la misma manera por autopista que por montaña, nos vamos a dar la torta antes que después. Eso sí, le echaremos la culpa al terreno o al vehículo.

Parece que hemos consensuado en llamar a la época actual VUCA (volátil, incierta, compleja y ambigua), donde necesitamos que los trabajadores den lo mejor de su talento sin pedirlo, vayan más allá de su mera función, sean embajadores de marca y se dejen la piel para conseguir los objetivos.

La principal esquizofrenia (escisión mental) que sufrimos en las organizaciones actuales es querer que las personas se comporten en modo “Era VUCA” mientras organizamos y administramos la empresa en modo “Era Industrial”.

Es algo que he podido experimentar, directa e indirectamente, a lo largo de mis 25 años de experiencia trabajando en empresas y desempeñando todo tipo de roles.

Por supuesto yo también he cometido estos errores en mi época de empresario (el MBA más caro y enriquecedor que he podido realizar en mi vida).

Así que, desde este conocimiento y experiencia, aquí van 5 hábitos (hay más) que destrozarán tu proyecto o empresa poco a poco y de forma inconsciente:

  1. Sigue haciendo lo mismo de siempre, no te plantees alternativas o mejoras.
  2. Aprende todo lo que puedas sobre aspectos técnicos y poco o nada sobre ti mismo/a.
  3. Obvia los sentimientos y trata a las personas como si fueran máquinas.
  4. Anima a tu equipo a tener iniciativa y si se equivoca alguien pon mala cara y repróchaselo (en público mejor).
  5. Repite a diario que quieres gente entusiasmada y comprometida mientras tú vas al trabajo con muy mal humor y no te interesan los problemas.

1 ) Hacer lo mismo de siempre en un contexto diferente no traerá los resultados que quieres. Por mucho que insistas no lo sabes todo.

2 ) Los más motivados o curiosos invierten mucho en formarse sobre aspectos técnicos y poco o nada en autoconocimiento. Si no te conoces a ti mismo o vas en “piloto automático” no podrás auto-gestionarte y auto-regularte de forma inteligente cuando las cosas vengan torcidas (que vendrán).

3 ) Las personas, por mucho que lo deseemos, no somos máquinas. Emoción y motivación terminan haciendo mella en el comportamiento, si se dejan de lado. Es muy rentable para la empresa o proyecto atender y gestionar estos aspectos básicos y claves del ser humano.

4 ) Por mucho que nos empeñemos, es más potente lo que hacemos que lo que decimos. Si mostramos incoherencias romperemos la confianza y la motivación de nuestro equipo para seguir dejándose la piel.

5 ) Más de lo mismo. Lo que hacemos se contagia, y las emociones, humores o sentimientos todavía más. Además, el contagio se produce a nivel inconsciente por lo que, aunque no lo creas, terminarás contagiando tu mal humor a tu equipo.

Seguro que conoces más hábitos que terminan destrozando una empresa o proyecto. Si te apetece puedes dejarlo en un comentario.

¿Y tú, sigues en piloto automático o quieres entrenar tu consciencia a partir de hoy?

*Fuente imagen: diablomotor.com

portada-ebook2*Suscríbete al blog para no perderte nuevos contenidos.

Descarga gratis este ebook haciendo click en la imagen o aquí

 

Anuncios

Operación Bikini

Ya se empieza a oír a la gente hablar de la operación bikini, que no es más que ponerse a dieta para quitarse de encima unos kilos que nos sobran, aunque no todos, para que cuando llegue el calor y nos empezemos a “destapar”, a ir a la playa o a la piscina, tengamos una estética más agradable a la vista o menos desagradable , según se mire.  Hasta aquí todo bien, perfecto, maravilloso, qué bien, oye, que la gente quiera mejorar su cuerpo para “lucirlo”. Y si no que se lo pregunten a los dietistas y a los gimnasios.

Ahora bien, si “hurgamos” un poco en el trasfondo,  e intentamos averiguar por qué tomamos estas decisiones solo cuando llega el verano (o determinados acontecimientos), la cosa puede ser preocupante en algunos casos, afortunadamente no en todos, pero igualmente es bueno reflexionar sobre ello. Voy a intentar desgranar el proceso cognitivo que seguimos.

 Normalmente nos asaltan pensamientos del tipo “¿qué van a pensar de mí cuando me vean esta barriga?”, o peor “¿qué van a decir de mí?”. Vamos, que podemos decir que un primer impulso es adelgazar un poco por aquello del “qué dirán”. En psicología se suele llamar a este tipo de pensamientos, “Deseabilidad Social” (en este caso el rol de experimentador lo tienen las personas que nos van a ver). Queremos ser aceptados por los demás. Y es estupendo esto, porque somos seres sociales y necesitamos sentirnos partícipes e integrados en la sociedad. Lo patológico estaría en solo hacer las cosas por los demás, por la aceptación social, aunque vaya en contra de nuestra conducta natural, pero esta conducta no es objeto de este post.

¿Entonces? ¿Qué pasa? ¿Por qué narices estoy escribiendo esto? ¿Si todo está bien? Pues lo que pasa, es que pienso que perdemos un poco el norte cuando solo queremos estar bien “unos días” al año. Me explico. Si estar más delgado, no solo es cuestión de estética sino de salud (física y mental), ¿por qué solo queremos “estar bien” en verano, y no todo el año? ¿No? Porque si puedo elegir, yo quiero estar y sentirme bien 12 meses al año y no solo 2 o 3.

Oye, Juan Pedro (me dicen), es que estar a dieta todo el año es muy duro, e imposible. ¿Tú lo estarías? ¡Hombre!, es que si la dieta es muy restrictiva y me aburro y me canso, pues no, claro que no lo haría. Pero resulta que uno puede comer de todo un poquito sin abusar, hacer ejercicio a diario, beber mucha agua y mantener la forma física y la energía psíquica en armonía (por cierto, también ayuda mucho la dieta estricta de información negativa).

En la entrada que hice en este blog  titulada “Para adelgazar no hagas dieta” explico un poco el mecanismo para conseguirlo. En fin, mi intención es solo despertar alguna conciencia dormida, que empiece a adquirir hábitos saludables (físicos y mentales) porque una vez incorporados a nuestro repertorio conductual, lo agradeceremos de por vida, y podemos ayudar a los demás también, con nuestro ejemplo.

Hasta pronto!!