Inicio > cambio > REMAR “TODOS A UNA”: BONITO DISCURSO CORPORATIVO.

REMAR “TODOS A UNA”: BONITO DISCURSO CORPORATIVO.

RemarQué bien suena y resuena eso de “aquí debemos remar todos a una”, o “la empresa entera somos un equipo y debemos trabajar pensando en facilitar el trabajo de nuestros compañeros” (que cada cual aplique la frase más escuchada en su empresa).

Y es que es muy fácil hablar, pero mucho más difícil actuar de manera consecuente. Aquí es donde “patinan” muchos CEOs, gerentes y propietarios de empresas (sin importar el tamaño).

Está “chupado” hacer este tipo de discursos corporativos, pero hay que tener mucho cuidado porque todo tiene un precio en esta vida.

Todo, absolutamente todo lo que decimos, y especialmente lo que hacemos, tiene consecuencias en una dirección u otra, pero las tiene.

It all comes back to you.

Tarde o temprano todo vuelve a nosotros. Puede ser cuestión de horas, días, meses o años, pero termina volviendo.


¿Por qué? Fuera de cualquier connotación “kármica“, la clave está en que somos seres vivos con un fuerte componente emocional (así lo ha demostrado la neurociencia), y aunque podemos obviar la información emocional, ésta tiene un efecto boomerang.

Razón y emoción están conectadas fisiológicamente de manera bidireccional, pero la emoción viaja por autopista y la razón por carretera secundaria.

Todo lo que hacemos tiene un significado y un impacto emocional en otras personas.

Cuando alguien lanza uno de estos mensajes agradables al oído sin ir acompañado de hechos consecuentes, estamos con toda probabilidad ante un mensaje “cognitivo”, es decir, no “enraizado” emocionalmente, o creído de verdad por el emisor.

Pero siempre hay otra persona a nuestro alrededor a la que le queda “grabado a fuego” lo que hemos hecho (o dejado de hacer).

“Nadie se acordará de lo que dijiste; pocos se acordarán de lo que hiciste; pero todos se acordarán de lo que les hiciste sentir”, Maya Angelou.

Aterrizando otra vez en el mundo corporativo, algunos errores típicos de liderazgo que impactan negativamente en el comportamiento a través de las emociones, son:

  • Decir al personal administrativo que son tan importantes como el resto del equipo a la hora de repartir esfuerzos, y después no contar con ellos para una revisión salarial o toma de decisiones en las que se pueden ver afectados.
  • Decir al equipo comercial que son los “embajadores” de la empresa y lo que ellos dicen ante un cliente está totalmente respaldado por la dirección. Un día el comercial que ha “interiorizado” el mensaje, se compromete con un servicio ante un cliente, para luego “girarse, y verse con el culo al aire”.
  • Decir a la plantilla que “remen todos a una” para vender y satisfacer al cliente, y después dar orden al departamento administrativo de facturar, facturar y facturar “todo lo que se menea”, sin contar con los comerciales ni los técnicos, cabreando así al cliente que percibe graves incoherencias.
  • … (que cada cual añada su caso).

¿Resultado? Plantillas desmotivadas por conflictos de rol, falta de confianza vertical (en los jefes), percepción de injusticia y/o equidad, sensación de que sólo interesa el dinero sin importar lo más mínimo las personas.

empleadosdesmotivados320Pero el tema es todavía más grave, porque la percepción de los clientes es parecida a la de los empleados. Sensación de que sólo se le quiere facturar, facturar y facturar, sin importar lo más mínimo sus problemas.

El cliente también percibe incoherencias porque el comercial y/o el técnico, que se creyeron (emocionalmente) el mensaje de “remar todos a una”, y que han conseguido “conectar” con el cliente, ven roto su trabajo por la intervención “aislada” del directivo o gerente.

Pero todavía se puede complicar más. Ahora el cliente quiere una explicación y llama al CEO. Si éste trata de evitar la llamada y transfiere al responsable comercial o técnico la conversación con el cliente, éste termina cabreándose (“emoción al canto”) porque percibe que está siendo atendido por “el ejercito de Pancho Villa“.

En fin, que si queremos transmitir el mensaje de “remar todos a una” y que tenga efecto positivo, debe ir acompañado de una acción consecuente y coherente con el mismo, en la que el directivo, gerente o CEO va delante dando la cara y ejemplo (aún a riesgo de que se la partan).

Este mensaje debe formar parte de la estrategia alineada con la misión, visión y valores de la empresa, llevado a la práctica de forma organizada, sistemática y proactiva, como cualquier otra estrategia corporativa.

Como me dijo el director general de una importante empresa, explicándome que él tenía la máxima responsabilidad: “En mi tarjeta de visita pone -General Manager-, pero debería decir -General Manager for Awards & Hostias Receiving-“.

Y es que hay que saber “medir el alcance” de nuestra comunicación y comportamiento, especialmente, si tenemos responsabilidades directivas en la organización.

Esto sería mucho más fácil si incorporásemos una estrategia emocional transversal en nuestra empresa.

Mi propuesta

¿Te atreves a innovar en gestión de personas?

Fuente imágenes: generarleads.mastermarketingdigital.net; altonivel.com.mx
Anuncios
  1. Mar
    27 abril 2014 en 13:29

    Muy buena descripción de lo que suele ocurrir en el tejido empresarial, estoy totalmente de acuerdo. Se debería introducir de una forma más insistente esa gestión de emociones.

    • 29 abril 2014 en 7:24

      Muchas gracias, Mar. Para que sea eficaz, la estrategia emocional debe formar parte de las políticas de empresa al igual que las demás estrategias tradicionales.
      Un saludo.

  2. Gonzalo Camacho
    28 abril 2014 en 22:27

    Me parece excelente el tema porque en todas las organizaciones hablamos de trabajo en equipo, ponere la camiseta, objetivos muy específicos y retadores, sin embargo pocas son las empresas que se preocupan por mirar hacia adentro y saber si todo su personal está a gusto, si hay retos personales, si su clima laboral se encuentra muy bien o no, si hay motivadores para el personal o no. y el sigueinte paso es que no todas las empresas quieren invertir en estrategias, o consultores o en eventos de identificación de clima organizacional.

    • 29 abril 2014 en 7:27

      Gracias por dejar tu comentario, Gonzalo. Efectivamente, si “mirar hacia adentro” como bien dices es imposible saber si existe un clima adecuado de trabajo para que la expresión del talento se exprese en todas sus posibilidades. Me encontrado muchos directivos que dicen que en su empresa hay un buen clima de trabajo, sin hacer ningún tipo de evaluación seria y con rigor científico. Después, muchos de sus mejores trabajadores se han marchado a la competencia en cuanto han tenido la oportunidad porque no soportaban trabajar más tiempo en un clima “asfixiante” a pesar de tener un nivel salaria aceptable.

      Un saludo!

  3. 29 abril 2014 en 5:11

    ¡¡¡Cuanta razón tienes!!!
    El mensaje que lanzas en el artículo más que calar debería impregnar la gestión de los responsables de gestión de personas.
    Un saludo!

    • 29 abril 2014 en 7:29

      Muchas gracias, Manel, por tu comentario y por contribuir a mejorar las organizaciones con tu excelente trabajo en Talentia.
      Un abrazo!

  4. Rut
    30 abril 2014 en 15:09

    Como me suena todo esto… 🙂
    Creo que esta conversación ya la hemos tenido anteriormente!
    Me ha encantado JP y cuánta razón tienes! A los hechos me remito.
    Un abrazo!

  5. 5 mayo 2014 en 15:08

    Enhorabuena por tu post Juan Pedro!!!

    AL final es una cuestión tan simple (pero tan compleja a la vez) como la de que exista coherencia entre aquello que decimos y lo que hacemos, porque las personas tenemos “memoria histórica” y todo aquello que algún día nos dijeron se quedará grabado en nuestra memoria dándolo por bueno.
    Del mismo modo que hay que pensar antes de actuar, también hemos de pensar antes de hablar……
    Un abrazo
    Miguel Angel

    • 5 mayo 2014 en 20:52

      Muchas gracias por leer mi artículo y dedicar tu tiempo a escribir el comentario, Miguel Ángel. Me hace mucha ilusión que uno de los grandes deje su huella en mi blog.

      Un abrazo!

  6. Luisane
    6 mayo 2014 en 16:48

    Excelente artículo!
    Sencillas palabras que expone una gran realidad de algunas empresas venezolanas, muy a pesar de toda la modernidad.

    • 6 mayo 2014 en 18:12

      Muchas gracias, Luisane! Sí, es una mejora por realizar en muchas empresas a nivel internacional.
      Un saludo.

  7. Marlene
    14 mayo 2014 en 21:15

    Me gustó mucho el artículo y lo voy a compartir con mis colegas.

    • 15 mayo 2014 en 10:31

      Gracias, Marlene. Encantado de que te sea de utilidad.
      Un saludo.

  1. 6 noviembre 2014 en 16:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: