Personas Vs Resultados

balanza_gente-dinero_bitsHace poco estuve en el Manager Forum de Valencia y en una de las conferencias sobre gestión de personas, el ponente lanzó la siguiente pregunta: ¿Qué es más importante en una empresa, las personas o los resultados económicos? Acto seguido, él mismo dijo: “los resultados económicos”, porque sin dinero no puede haber personas.

Yo pensé “se equivoca, lo primero son las personas”. Es cierto que, a bote pronto, este pensamiento podía estar impulsado por mi formación en psicología del trabajo y mi vocación humanística, pero después, con más calma, tratando de “racionalizar” la pregunta y conversando con mi amigo Manuel Moreno, llegamos a la conclusión de que la cuestión está mal planteada. Sí, porque ambos conceptos “personas y resultados económicos” están estrechamente relacionados; no podemos tener personas si no hay resultados, pero tampoco podemos tener resultados si no hay personas, en especial en las empresas de servicios. Se influyen recíprocamente. No se pueden producir cambios en las personas sin que se vean afectados los resultados (para bien o para mal) y viceversa.

Llevándonos el símil a la agricultura (salvando las distancias) sería como preguntar: ¿Qué es más importante para un agricultor, la fruta que recoge del huerto o los árboles que lo componen? Sin árboles no habrá fruto, aunque si no hay fruto los árboles se verán afectados porque el agricultor tendrá que tomar una decisión acerca de la situación.

 

arboles y personasUn buen profesional agricultor antes de talar el árbol (porque sabe lo que cuesta sustituirlo, que crezca y dé frutos), intentará corregir la situación efectuando diversos controles:

 

  1. Comprobará si el árbol está afectado por alguna plaga o tiene falta de nutrientes que le impiden generar el fruto adecuado (análisis hídricos y foliares).
  2. Verificará si el suelo sigue teniendo las propiedades adecuadas para el desarrollo del árbol (análisis edáfico).
  3. Hará un repaso de su propia actuación en cuanto a las acciones llevadas a cabo para el cuidado, crecimiento y desarrollo de los árboles, por si existiese alguna carencia o mala aplicación.

 


En función del diagnóstico de la evaluación o control, tomará decisiones:

 

  1. Si el árbol está contaminado por alguna plaga, buscará y aplicará el plaguicida adecuado (fungicida, insecticida, acaricida, herbicida, etc.).
  2. Si se trata de falta de nutrientes, aplicará los correspondientes fertilizantes (nitrógeno, fósforo, potasio, etc.).
  3. Si se ha equivocado en la aplicación de cuidados (por exceso o por defecto) para el correcto crecimiento y desarrollo, corregirá su propio comportamiento para el siguiente ejercicio o campaña.

El buen agricultor, sólo en último término, optará por talar el árbol si no hay otra solución. Ahora bien, ¿qué pasa si el problema es que el mercado no “absorbe” la fruta producida o no la paga a unos precios rentables? Puede haber varias salidas:

  1. Buscar otros compradores que paguen mejor.
  2. Reducir el nivel de costes (dejando morir el 25% ó 50% de los árboles o talándolos), y esperar a que vengan “tiempos mejores”.
  3. Buscar otros canales de venta 2.0 (web propia, plataformas online de intercambio, etc.).

Pero también podría averiguar qué variedades de fruta demanda el mercado (mundial) y en función de ello reciclar sus árboles (realizando los injertos oportunos) y aprovechando sus raíces, tronco, ramas y hojas ya desarrolladas y adaptadas al clima de sus campos. ¿Qué es lo más fácil y cómodo? Talar los árboles o dejarlos morir, pero termina resultando lo más caro a medio y largo plazo.

modelo hero

Volviendo a la empresa, y ante la nueva era laboral a la que estamos asistiendo, ¿estamos haciendo una correcta evaluación y diagnóstico antes de intervenir, posiblemente, de forma equivocada? ¿Nos adaptamos al mercado, innovando nuestros productos y servicios? ¿Nos reciclamos los directivos y empleados? ¿Buscamos otros canales de venta? ¿Revisamos nuestra cultura, estilo de liderazgo, el clima y la justicia organizacional para generar entornos satisfactorios, colaborativos y motivadores? ¿Equilibramos los recursos y las demandas laborales y personales para favorecer el equilibrio emocional y el máximo rendimiento saludable de las personas que trabajan en la empresa? ¿Es una utopía? Por supuesto que no. Actualmente, modelos científicos de evaluación como los basados en el modelo HERO (HEalthy & Resilient Organization) de la Dra. Marisa Salanova y su equipo, lo hacen posible.

 

Hasta pronto!

 Fuente imágenes: www.perudefiendelavida.com, escritoconsentido.blogspot.com, prevencionar.com
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: