Inicio > Desarrollo organizacional, Psicología positiva y desarrollo personal > Píldora emocional #1. Dejando de desmotivar.

Píldora emocional #1. Dejando de desmotivar.

Quiero comenzar esta serie de píldoras emocionales en la empresa, por aquellas que afectan a comportamientos activos y pasivos que son anti-higiénicos en la empresa, es decir, que su presencia o ausencia generan poco a poco, con su repetición, climas de desconfianza, desasosiego, desmotivación, que a su vez, erosionan los comportamientos proactivos y enérgicos de las personas que componen una empresa.

Como se producen poco a poco y son silenciosos, pueden pasar desapercibidos al autor responsable de ellos, golpeándole en la conciencia, eso sí, las consecuencias. Cuando empieza a darse cuenta de que la motivación, la productividad o la calidad del trabajo realizado ha bajado, se pregunta por qué, sin tener ni la más remota idea de qué ha sucedido.

No digo que estos comportamientos sean la única causa de estos síntomas, pero sí, seguro, una de las causas que influyen de manera sustancial.

Las 3S “Saludo, Sonrisa y Simpatía”

Aunque parezca una tontería, no lo es. Las personas somos seres sociales por antonomasia. Esto significa que para nosotros son muy necesarias las relaciones interpersonales. Ahora bien, en el mundo laboral, cobra especial importancia la relación entre cliente y proveedor, ya que un proveedor amable, simpático, atento, que aprovecha cualquier ocasión para saludarnos, sonreír, y simpatizar con nosotros, genera en nuestra percepción y memoria un clima de confianza que, si además, tiene un producto o servicio con buena proporción calidad-precio, nos sentiremos impulsados, a intentar al menos, comprar.

Esa relación de cliente-proveedor es la misma que entre empleador y empleado, o directivo y equipo. Y se debe dar de manera bidireccional. Es decir, en la época actual, el empleado ya no es solo el proveedor o servidor de la otra parte (y el que lo crea así, tiene una venda en los ojos que ya es hora de que se quite si quiere tener una empresa o un trabajo en desarrollo sostenible),  sino que al mismo tiempo es cliente y por tanto ninguna de las dos partes debe obviar este comportamiento social, sencillo pero potente, que es saludar, sonreír y simpatizar con “su cliente”, ya sea empleado o directivo. Ojo, esto no significa estar de “cháchara” con el jefe o el empleado, sino simplemente, mostrar interés por los demás.

Cuesta solo un minuto y vale muchos euros.

Ahora bien, como la relación es bidireccional, el empleado o miembro del equipo tiene que hacer lo propio. Ya no es suficiente, con dirigirse de manera silenciosa a su puesto de trabajo, agachar la cabeza y no levantarla hasta cinco minutos después de la hora de salida (digo cinco minutos después, porque todavía está mal visto salir a la hora en punto -si es que no tienes nada más urgente que resolver-, justo lo contrario de lo que ocurre a la hora de entrar. No pasa nada, son reminiscencias del modelo industrial ya obsoleto y caduco en las actuales empresas de servicios).

Ah! se me olvidaba. Tan importante es practicar las 3S a la hora de entrar en la oficina, como a la hora de salir, sea la hora que sea.

Y no me quiero extender más. Es algo muy potente que se realiza de manera espontánea cuando se incorpora un nuevo empleado, pero se pierde a los pocos meses, como si ya no fuera importante interesarse por las personas.

“Nada ha cambiado. Solo yo he cambiado, por lo tanto, todo ha cambiado.” Marcel Proust.

Hasta pronto!

*Fuente imágenes: Pinterest

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: