Inicio > Psicología positiva y desarrollo personal > Crisis, bambú y re-inventarse

Crisis, bambú y re-inventarse


El bambú japonés es una planta muy curiosa
. Cuando se siembra la semilla y se le aplican los cuidados que a cualquier otra planta (riego, fertilizantes, etc.) no ocurre nada de nada durante semanas, meses y años. No ocurre nada, aparentemente; o sea, a los ojos de cualquier observador que mire en el lugar donde se sembró la semilla. Después de esos siete años y en un periodo de unas seis semanas, puede crecer más de 30 metros sobre la tierra. Simplemente espectacular.

Entonces, ¿qué ha pasado durante esos siete años, aparentemente en stand by? Pues lo que ha ocurrido es que ha estado “creciendo hacia abajo”, es decir, echando raíces. Y es lógico que necesite desarrollar un complejo entramado de raíces antes de crecer por encima del suelo, puesto que de lo contrario seguramente no sería capaz de sostenerse a sí mismo sobre la tierra debido a la altura que alcanza y a la adversidad de la climatología que llegará de forma inevitable (vendavales, tormentas, etc.).

Salvando las distancias, considero que he estado echando raíces los últimos seis años, por un lado, a través de la amplia formación recibida en psicología y la experiencia obtenida impartiendo formación y conferencias sobre psicología positiva de manera amateur-altruista, y por otro lado, conociendo personas que me han enriquecido personal y profesionalmente, y por lo tanto, han contribuido también a desarrollar mis raíces. Aunque, por suerte, me quedan muchas más raíces que seguir echando todavía (este curso 2012-2013 adquiriré más competencias en evaluación psicosocial positiva en la empresa, a través de la especialidad en Salud Ocupacional del Máster que imparte Marisa Salanova y su equipo WoNT, junto a otros grandes profesionales del mundo organizacional y académico).

En este sentido, conversando hace poco con mi buena amiga, Belén Sanz, me decía que estaba “tranquila” en tiempos de crisis porque se sentía con la preparación y la capacidad para salir adelante ante la adversidad. Y yo la creo. sobre todo porque la conozco y sé que es así. Es decir, ha echado raíces durante años (en forma de recursos internos) y por eso se siente fuerte para crecer, cambiar o re-inventarse. Podemos decir claramente que para crecer y desarrollarse por fuera (conducta observable), primero hay que crecer por dentro (conducta no observable), y esto lleva un periodo de años echando raíces como el bambú japonés, durante el cuál, “parece” que no pasa nada.

¿Y porqué he estado echando raíces? Porqué tenía (y tengo) un sueñoAyudar a las personas y a las organizaciones a ser más eficientes y rentables, pero sobre todo más humanas y saludables. Encontré en la Psicología del Trabajo y las Organizaciones, y en especial en la Psicología Organizacional Positiva, la herramienta adecuada.

, debido a mi experiencia de más de 25 años trabajando en diferentes empresas y habiendo tenido diferentes roles, que este sueño (que ya he empezado a materializar) me va a llevar por una senda sinuosa, desafiante, y a veces, desalentadora . Primero, porque todo proyecto suele llevar más tiempo del que uno prevé en principio (solo hay que pensar en los contratiempos o imprevistos que todos sabemos que ocurren), y segundo, porque el mercado empresarial español (independientemente de la coyuntura económica), en general, todavía no cree que el desarrollo de habilidades socioemocionales (que representa sólo un área de la psicología positiva) pueda mejorar sus ventas y sus ratios de productividad.

Pero también sé por experiencia propia (y vicaria), que la gestión tradicional de personas (al estilo taylorista heredado  de la era industrial), ya no funciona, está caduca. Ni siquiera funciona una gestión más flexible, basada principalmente en la racionalidad y la lógica, que no tenga en cuenta a las personas como un todo (cognición, emoción y conducta), con sus necesidades y motivaciones humanas.

La buena noticia es que se está produciendo, estoy convencido, un cambio en este sentido. Tanto la psicología básica (investigación), como la psicología aplicada (práctica), están demostrando que la gestión de los estados emocionales, el desarrollo de la resiliencia, el engagement, el optimismo inteligente, incluso la felicidad, es vital también en las organizaciones. Estas prácticas producen resultados económicos positivos tangibles frente a la desmotivación, el burnout, el pesimismo o la tristeza, que provocan, también de manera tangible, un descenso en la productividad y los resultados (y lo peor, genera  personas infelices que se convierten en “muertos vivientes“). Por lo tanto, las empresas sabedoras de la potencia que puede inyectar en sus cuentas de resultados estas soft skills, las están empezando a introducir en sus estrategias corporativas.

Intentando aportar valor con todo esto, a partir de ahora este es el último post que publico por aquí. Este blog cambia su ubicación, y se alojará en www.lapalancadelexito.com, mi nueva web personal y profesional donde podréis ver el blog, actividades y servicios relacionados con ese sueño del que hablaba antes.

Son tiempos difíciles pero quizá buenos para hacer cambios, echar raíces y… re-inventarse! 🙂

¿Y tú, echas raíces para poder crecer de manera visible?

Hasta pronto!

*Foto obtenida de http://blog.aikikaidecali.com/2011/04/la-ensenanza-del-bambu-japones.html

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: