Inicio > Desarrollo organizacional, Psicología positiva y desarrollo personal > ¡No es lo mismo trabajar que calentar la silla!

¡No es lo mismo trabajar que calentar la silla!

La cultura del presentismo (trabajar más allá del horario laboral tipificado) está todavía muy arraigada en las empresas, acentuándose en el momento actual con la situación económica que estamos viviendo. Incluso en las organizaciones en las que se alardea de apertura mental y flexibilidad, existen nítidos comportamientos (que al fin y al cabo es lo que cuenta, no las declaraciones de cara a la galería)  del “si no te veo en la oficina, es que no estás trabajando”.

Esto, que aparentemente no tiene nada de malo, esconde una trampa destructiva para los individuos y para la organización. Me explico. Cuando se hacen más horas de lo que marca una jornada laborar estándar, porque sí, porque está mal visto irse cuando se ha cumplido el horario (a no ser que ya se haya ido el jefe), pero no se tiene nada urgente que hacer, se puede ir deteriorando el equilibro mental del empleado (sobre todo si esta cultura es contraria a sus valores) que termina simplemente “calentando la silla” porque realmente no está produciendo nada, al contrario, está desmotivandose, erosionando su satisfacción y por lo tanto su productividad de los próximos días.

Y esto no es bueno para el empleado ni para el empleador, al que realmente lo que le interesa son los resultados, y no las horas que se dediquen a trabajar en la oficina. Es más, en otros paises europeos está mal visto trabajar más allá de tu jornada laboral normal, ya que significa que no has hecho tu trabajo en el intervalo de tiempo en el que debías haberlo hecho.

Pienso que en el origen de esta cultura laboral de “calentamiento de sillas”, está al menos, el hábito inconsciente (porque siempre se ha hecho así) de trabajar sin los medios adecuados, sin planes de acción bien definidos, y sin la formación o el conocimiento pertinente, es decir,  se trabaja “a salto de mata”, y esto suele genera ansiedad y estrés debido a la incertidumbre de no saber si se alcanzarán los resultados deseados.

¿Y por qué no se ponen los medios adecuados, se definen las acciones a realizar, y se adquiere el conocimiento necesario para el día día? Pues porque muchas personas (empleados y empleadores) no se han desarrollado personal y profesionalmente, adecuando su preparación al tiempo presente, y han seguido haciendo las mismas cosas de siempre. Es decir, no se han adaptado, entrando en una explicación circular a sus problemas, basada en la cantidad y no en la calidad del trabajo realizado; si no obtengo los resultados que quería, es que la gente no ha trabajado lo suficiente y hay que trabajar más, y claro, no puedo contratar a más empleados hasta que no obtenga los resultados que quiero o necesito, minando poco a poco la energía de las personas de la organización, que si no encuentran significado a la situación, puede que terminen por resignarse a calentar la silla más horas, pero sin producir.  Y si no se encuentra significado a la situación laboral, y ésta se va deteriorando cada vez más, puede desembocar en un síndrome de burnout, o en la rotura del contrato psicológico, debilitando la satisfacción del empleado y por tanto su productividad (correlación ampliamente demostrada en las investigaciones). A su vez, esto puede implicar un aumento del absentismo laboral (justo el efecto contrario al presentismo), un aumento de las bajas por ansiedad o depresión, e incremento del sentimiento de abandonar la empresa. En definitiva, el presentismo es una nefasta cultura organizacional.

¿Solución? Desarrollar nuestras capacidades adaptándolas al tiempo presente, con orientación al cliente y a la solución de problemas, no siendo tan importante dónde se realiza el trabajo (en la oficina, en casa, en el monte, en la playa o subidos en un árbol). Por ejemplo, si yo me he comprometido a entregar un producto o servicio a un cliente (interno o externo) en una determinada fecha, lo cumpliré, pero no necesariamente lo haré trabjando en la oficina, ya que gracias a la tecnología puedo hacer el trabajo en cualquier lugar, teniendo las herramientas necesarias. Y esto es lo que cuenta (o lo que debería contar para la empresa), que yo consiga el resultado esperado por la otra persona (el cliente) que va a pagar por el producto o servicio.

En definitiva,  no debemos trabajar como animales sino como alemanes.

Hasta pronto!!

Anuncios
  1. 4 diciembre 2011 en 14:54

    Como siempre, me he sentido muy identificado con lo que escribes. Concretamente con este párrafo: “…hay que trabajar más, y claro, no puedo contratar a más empleados hasta que no obtenga los resultados que quiero o necesito…”. Es precisamente lo que está ocurriendo ahora en muchas empresas con las reducciones de plantilla. Como autónomo y copropietario, sé lo que es eso. Y tener que realizar tareas que deberían ejecutar 3 personas, con la consiguiente planificación durante las horas que debería estar descansando, e incluso durmiendo, acaban por estresarme hasta tal extremo, que me causan graves crisis de ansiedad.
    Sí, sé que debo aprender a ‘desconectar’, el problema es que, si planifico cuando debo estar ejecutando, ¿cuando ejecuto entonces?… En fin, la pescadilla que se muerde la cola.
    Saludos y gracias por seguir escribiendo posts tan interesantes, que ayudan, al menos, a reflexionar.

    • Juan Pedro Sánchez
      5 diciembre 2011 en 11:04

      Muchas gracias por tu comentario, Xav. Comprendo lo que dices. Durante mi etapa como empresario viví una situación similar. Si la etapa que describes es transitoria, puede llegar a ser “natural” tener ansiedad (sin que llegue a ser grave por supuesto), pero si esa forma de trabajar es sistémica, que es a lo que yo me refiero en el post (a que se trabaja siempre igual de mal, todos los años, independientemente de la coyuntura socioeconómica), hay que cambiar y desarrollar la forma de hacer las cosas. Decir que no se tiene tiempo para planificar porque se está muy ocupado trabajando, es como decir que no se puede echar gasolina al coche porque se está muy ocupado conduciendo. Tarde o temprano fallará la maquinaria.

      Saludos!

  2. alejandro
    6 diciembre 2011 en 15:26

    Como empleado, doy fe de lo que dices. El problema es que es algo cultural, y hasta que no haya un cambio generacional en los directivos de las empresas vamos a seguir igual. ¿Por qué nos cuesta tanto razonar y rectificar? ¿Tanto miedo hay a equivocarse, a cambiar los esquemas a pesar de que no funcionan?

    un saludo a tod@s

  3. 11 enero 2012 en 22:23

    Its good as your other articles : D, thanks for posting . “Always be nice to people on the way up because you’ll meet the same people on the way down.” by Wilson Mizner.

    • Juan Pedro Sánchez
      23 enero 2012 en 10:29

      Thank you very much, Maryland. Your comment motivates me.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: