Operación Bikini

Ya se empieza a oír a la gente hablar de la operación bikini, que no es más que ponerse a dieta para quitarse de encima unos kilos que nos sobran, aunque no todos, para que cuando llegue el calor y nos empezemos a “destapar”, a ir a la playa o a la piscina, tengamos una estética más agradable a la vista o menos desagradable , según se mire.  Hasta aquí todo bien, perfecto, maravilloso, qué bien, oye, que la gente quiera mejorar su cuerpo para “lucirlo”. Y si no que se lo pregunten a los dietistas y a los gimnasios.

Ahora bien, si “hurgamos” un poco en el trasfondo,  e intentamos averiguar por qué tomamos estas decisiones solo cuando llega el verano (o determinados acontecimientos), la cosa puede ser preocupante en algunos casos, afortunadamente no en todos, pero igualmente es bueno reflexionar sobre ello. Voy a intentar desgranar el proceso cognitivo que seguimos.

 Normalmente nos asaltan pensamientos del tipo “¿qué van a pensar de mí cuando me vean esta barriga?”, o peor “¿qué van a decir de mí?”. Vamos, que podemos decir que un primer impulso es adelgazar un poco por aquello del “qué dirán”. En psicología se suele llamar a este tipo de pensamientos, “Deseabilidad Social” (en este caso el rol de experimentador lo tienen las personas que nos van a ver). Queremos ser aceptados por los demás. Y es estupendo esto, porque somos seres sociales y necesitamos sentirnos partícipes e integrados en la sociedad. Lo patológico estaría en solo hacer las cosas por los demás, por la aceptación social, aunque vaya en contra de nuestra conducta natural, pero esta conducta no es objeto de este post.

¿Entonces? ¿Qué pasa? ¿Por qué narices estoy escribiendo esto? ¿Si todo está bien? Pues lo que pasa, es que pienso que perdemos un poco el norte cuando solo queremos estar bien “unos días” al año. Me explico. Si estar más delgado, no solo es cuestión de estética sino de salud (física y mental), ¿por qué solo queremos “estar bien” en verano, y no todo el año? ¿No? Porque si puedo elegir, yo quiero estar y sentirme bien 12 meses al año y no solo 2 o 3.

Oye, Juan Pedro (me dicen), es que estar a dieta todo el año es muy duro, e imposible. ¿Tú lo estarías? ¡Hombre!, es que si la dieta es muy restrictiva y me aburro y me canso, pues no, claro que no lo haría. Pero resulta que uno puede comer de todo un poquito sin abusar, hacer ejercicio a diario, beber mucha agua y mantener la forma física y la energía psíquica en armonía (por cierto, también ayuda mucho la dieta estricta de información negativa).

En la entrada que hice en este blog  titulada “Para adelgazar no hagas dieta” explico un poco el mecanismo para conseguirlo. En fin, mi intención es solo despertar alguna conciencia dormida, que empiece a adquirir hábitos saludables (físicos y mentales) porque una vez incorporados a nuestro repertorio conductual, lo agradeceremos de por vida, y podemos ayudar a los demás también, con nuestro ejemplo.

Hasta pronto!!

Anuncios
  1. 29 abril 2010 en 7:51

    La “operación bikini” es una gran campaña de marketing que dura todo el año menos Navidad porque ahí hay otra (que desvirtúa la Navidad aunque eso es otro tema). A mi lo que me “preocupa” realmente es que año tras año hacemos lo mismo esperando resultados distintos ;P. Un saludo

  2. Pedro
    29 abril 2010 en 23:28

    Hay conciencias profundamentes dormidas.

  1. 2 enero 2011 en 11:28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: